viernes, enero 16, 2015

El ojo bien pero la vista se pierde... (que diría mi abuela)


Esto solía decir mi abuela (q.e.p.d.) cuando le preguntaban por la salud. Las grandes empresas cotizadas muchas veces acaban sucumbiendo al reporting y al cortoplacismo. La obsesión por presentar resultados trimestrales, 
espoleada por los bonus, acaba llevando a los directores al maquillaje y a la fabulación (documentada en cualquier caso). Pasó con Bankia pero parece una práctica bastante extendida. Los resultados son maravillosos en el papel pero basta con asomarse a la ventana del mercado para ver que aunque el ojo esté bien "la vista se pierde". Otra cosa es que nadie tenga el mínimo interés por asomarse a esa ventana. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tienes mucha razón...