viernes, abril 15, 2005

Cuando las cuotas de ventas sirven para bajar el salario


Algunas empresas, bien por inexperiencia o bien por motivos de reducción de costes caen en la tentación de poner objetivos inalcanzables a sus comerciales. La primera víctima de esta práctica son las ventas, ya que los vendedores se desmotivan y alguno (probablemente los mejores) se dedicarán a buscar trabajo en otro sitio. Lo buenos profesionales ya distinguen de lejos lo que son objetivos ambiciosos pero razonables (SMART) de los que no lo son. De esto trata esta tira de Dilbert. En el otro lado tengo que decir que he visto como vendedores (muy senior ellos) de una conocida multinacional fabricante de base de datos se mesaban los cabellos y pataleaban jurando que su cuota era imposible de cumplir y que en su territorio por coyunturas varias ese año no se iba a vender ni una chapa. Todo ello inútil, por que su jefe asistía año tras año al mismo patético espectáculo.