domingo, noviembre 14, 2004

Los cuadros de mando de arriba a abajo

Cuando es el departamento de sistemas el que lidera los proyectos de BI, estos proyectos suelen ser cuadros de mando de indicadores. Esto es por la tendencia que tiene Sistemas de adecuar los proyectos a la disponibilidad de la información (deformación profesional). Los departamentos de sistemas de esta forma olvidan amenudo que los cuadros de mando tienen que ver más con procesos de negocio que con temas tecnológicos.

En vez de centrarnos en de que métricas tenemos para medir en nuestros sistemas y luego organizarlo por áreas de negocio, objetivos estratégicos, etc; la idea es olvidarnos de nuestros sistemas de información y recorrer el camino contrario de nivel más alto a más bajo:



Empezamos por la estrategia y terminamos con las métricas. Puede ser que algunas métricas no existan en nuestra empresa, pero también que tengamos métricas que no se correspondan con un indicador de rendimiento, es decir que no estén ligadas a la estrategia de la compañía y que no haya que medirlas.

Por otra parte si realmente hacemos el proceso de esta forma, es probable que lleguemos a una métricas que sean de tipo operacional además de financieras, ya que las financieras nos dicen como ha funcionado nuestra compañía en términos económicos, pero las otras métricas nos dirán como funcionará nuestra compañía en el futuro y si nos estamos ajustando o no a la estratégia. Un ejemplo: la retención de clientes (indicadores de rendimiento operacionales) nos dice las ventas (indicadores de rendimiento financieros) que tendremos en un futuro.

La comparación de las métricas se hace con el objetivo, sin embargo a veces es difícil poner este objetivo: ¿un 90% de retención de clientes es un buen objetivo? La respuesta es que depende de la media del sector. Así que también es importante comparar con respecto al mercado. Hay compañías como las de software americanas, que "llueva o escampe" aumentan los objetivos de ventas año tras año en porcentajes bastante similares a las ventas del año anterior sin preocuparse a que ritmo crece su mercado en un pais en concreto.

Por último, las métricas son bastante similares dentro de un sector (Cocacola, mide las mismas métricas no sólo que Pepsicola, sino que Bimbo o Henkel) por lo que el uso de aplicaciones paquetizadas que ya incluyan bibliotecas sectoriales puede resolver un 80% del trabajo. Todo esto y más lo podéis leer es este artículo de bizintelligencepipeline.