lunes, octubre 25, 2004

La crisis de los juguetes

El otro día decían en un reportaje de la tele que cada vez los niños juegan menos con los juguetes educativos y más con juguetes tecnológicos y en concreto que a partir de los ocho ya no juegan con estos juguetes tradicionales. Parece que esto está disminuyendo drásticamente las ventas en el sector juguetero. También leo que por estos mismos motivos el fabricante de ladrillitos Lego está sumido en una profunda crisis y pierde cada año más dinero. Seguro que muchos ven esto negativamente y hasta se empeñan en que sus hijos jueguen a los mismos juegos que jugaron ellos de jóvenes. Como un compañero mío de trabajo que se muda a un chalet me comenta que encima de la mesa de billar va a poner un scalectrix para que juegue su hijo de 12 años.....
En primer lugar los juguetes tradicionales no tienen que ser peores ni menos educativos que los “tecnológicos”. La tecnología cada vez está más en nuestras vidas y no es mala en si misma. El mundo del juguete no escapa a este avance y habrá jugueteros que se adapten y otros que sencillamente cierren. Lego lo intentó con el mindstorm (o algo así) que incluía un procesador programable, y que no se si se vendería mucho. A mí me llamó la atención (para mi hijo ;) pero era carísimo. En microsiervos he encontrado este juguete/experimento científico llamado Topobo que parece típico de lego y que seguro que se vendería como rosquillas.


1 comentario:

Pablo dijo...

A mi hijo de 2 años y medio le gusta tanto el ordenador como los coches o los animales de plástico.
Imagino que los juguetes deben estimular a los niños (sin pasarse), y que es importante que los niños varíen (juguetes/juegos individuales y en grupo, tecnológicos y no tecnológicos, etc.)